martes, diciembre 30, 2014

Cuando se queman todas las cerillas


La próxima noche, al escribir estas líneas, será la noche de San Silvestre, la noche en la que tiene lugar el cuento de la Cerillera de Hans Christian Andersen.

Como la mayoría, llegado a este momento, hago balance del año. Nunca digo que ha sido un año bueno o malo, los años pasan, así, y ya está, con sus buenos y malos momentos. En todo caso diría que no ha sido mi año, y no lo ha sido por que no lo he dedicado a mí. Por diferentes circunstancias, algunas necesarias y otras no, no me prestado la atención que necesitaba, me he abandonado y no me hecho caso. Y eso se ha notado en mi trabajo.

Poco a poco, he ido perdiendo la ilusión por lo que más me gustaba, el dibujo. He continuado haciendo cosas, siempre que podía, pero no con la pasión y el entusiasmo con la que contaba antes. El poco tiempo, los compromisos e incluso la frustación, han acabado por hacerme aborrecer lo que antes era un refugio para mí.

En un intento por recuperar las ganas y ese espacio tan personal, me propuse llevar a cabo un proyecto: escribir e ilustrar una versión del cuento de la Cerillera de Andersen. Saqué fuerzas de flaqueza y me puse a ello, era mío y de nadie más y podía hecer lo que quisiera y cuando quisiera, era para disfrutarm, ese era el planteamiento.

Se trataba de un libro solidario con el que conseguir una ayuda para niños de hoy pero en una situación como la de la pequeña cerillera. Me hubiera gustado presentarlo estas navidades pero  al final no ha podido ser. Sé que la idea no surgió en el mejor momento, y por otro lado las prisas volvían a acecharme y el entusiasmo se diluía. Decidí plantarme, pero no abandonar. Si es mi proyecto, le dedicaré el tiempo que haga falta y lo acabaré cuando esté satisfecho, es mi obligación disfrutarlo, me lo merezco.

Y así empezaré 2015, con un proyecto con el que recobrar la ilusión y que espero que me sirva para renacer de las cenizas. Aunque en este momento no sea la persona más indicada para decirlo... os deseo todo el ánimo del mundo para este nuevo año.

1 comentario:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Sé que renacerás, cual ave fénix, tienes talento de sobras para ello y que finalizarás este proyecto y todos los proyectos que te propongas