martes, mayo 16, 2006

En mitad del proceso


Había comenzado a dar luces y sombras al dibujo. Y a medida que iba avanzando, más me iba gustando, pero no por como quedaba, sino que me gustaba su aspecto en ese momento, "inacabado".
No se porque, pero siento fascinación por el proceso artístico, el ver como poco a poco la obra va tomando forma. Parece que no tenga que llegar a un resultado, sino que constantemente es un resultado (¿acto y potencia perpetuos?). De ahí que cueste tanto dejarla acabada.
Hay una belleza especial en la genesis; tal vez sea por que es la parte más escondida del arte, el umbral de la creación, cuando el papel en blanco pasa convertirse en algo "vivo" capaz de trasmitirnos cosas: un sentimiento, una historia, etc.
Alguna vez debería dejar una ilustración a medias...

No hay comentarios: